Hot Dessert (Arde el desierto) Bedtime-story (version en español)

This slideshow requires JavaScript.

Esta mañana me desperté muy temprano y me fui a correr, como hago habitualmente que tengo tiempo. Cuando regresé a “All worlds resorts” (el resort gay mas importante de Palm Springs, está totalmente empapado en sudor y sorprendido por el extremo calor que hace en este “llamado” desierto. Cuando entré me dirigí directamente a la habitación pero algo (alguien) captó mi atención.

 

En la piscina del resort (nudista, por cierto) había un chico rubio, entorno a los 20s, no muy alto pero con un cuerpo que parece ser esculpido para ser penetrado una y otra vez sin parar durante horas. Creo que el chico me reconoció enseguida y me paré a pocos metros de él, me quité la camiseta, luego mis pantalones sudados de deporte y me desnudé ante sus ojos, ya con con mi miembro totalmente erecto. Enseguida se acercó a mi, se puso de rodillas y empezó a mamarme el miembro delante de todos. Yo realmente no soy alquien muy timido (como todos sabeis) pero no me gusta hacer shows “gratuitos” asi que le invité a ir a mi habitación.

 

Inmediatamente entramos en la habiacion le puse a cuatro patas y empecé a comerle ese maravilloso culo que gritaba mi nombre,  pero todo merece su tiempo y su protocolo. Al rato empecé a penetrarle sin compasión y sin pausa. Su cuerpo musculoso se retorcía de placer cuanto mas y mas agresivo era con el. La combinación de dolor y placer forma parte del sexo mas inolvidable y yo iba a hacer que este chico no se olvidase jamás de quien es Peto Coast.

 

Varias veces intentó alejarse y escapar de esta inolvidable sesión, pero no lo dejé e incluso seguí penetrándolo cuando nos caimos de la cama y su cara topó con el suelo. Su nariz empezó a sangrar y le dije que parasemos pero él estaba en mitad de su éxtasis y quería mas y mas y mas, asi que así fue y seguí hasta llenarlo de mi leche, que explotó dentro de el como pocas veces lo había hecho antes.

 

En cuanto terminamos se limpió la sangre pero dejó la leche en su culo. No recuerdo ni su nombre, lo que si recuerdo es que al rato me asomé a la ventana de la habitación (que daba a la piscina) y ahí estaba en la hamaca masturbándose pensando, seguro, en mi.

 

Peto Coast.

5 comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s